Aspectos básicos en el diseño para impresión 3D


Ahora, prácticamente cualquier software 3D es también compatible con las impresoras existentes. Pero, si hemos decidido crear nuestros propios diseños en vez de optar por  la descargar desde sitios especializados, vamos a tener que pensar en varios factores. No vamos a tratar el modelado 3D en sí, sino los requisitos que ha de tener nuestra pieza para que sea idónea para la impresión. Así que cuando vayamos a diseñar nuestra pieza vamos a tener en cuenta:

Las características del material de impresión

los materiales de impresión comercializados son diferentes y pueden tener, por lo tanto, distinta flexibilidad, resistencia, rugosidad, peso… Antes de comenzar a realizar un diseño es conveniente consultar la guía del material de impresión elegido, muy fácil de encontrar por internet.

El grosor de la pieza

si estamos intentando imprimir un edificio con paredes planas, por ejemplo, hemos de dar a esas paredes un grosor adecuado que encaje tanto con el diseño final como con el material a utilizar en la impresión. Este consejo se puede aplicar también a piezas estrechas y finas, las cuales, si no tenemos cuidado en el proceso de diseño, pueden ser imposibles de imprimir.

01 grosor

La resolución del archivo

Uno de los formatos de archivo más comunes en impresión 3D es STL. Para hacer la explicación sencilla, este formato define la geometría de los objetos 3D trasladando el diseño a triángulos.

 

02 resolucion 1     02 resolucion 2

Si nos fijamos en las figuras, veremos la diferencia de resolución de una a otra. Las resoluciones demasiado altas o bajas suelen dar problemas de impresión: si nos hemos quedado cortos acabaremos teniendo un objeto con ángulos, pero si la resolución es demasiado alta, el archivo puede tener tanto detalle y ser tan pesado que la impresora no sea capaz imprimirlo.

También es conveniente crear objetos con base plana

 ya que la impresión en 3D se realiza por capas, si nuestro objeto dispone de una base de apoyo suficientemente grande es mucho más sencillo de imprimir. Si nos imaginamos una taza, realizar su impresión es mucho mejor si lo hacemos con la taza colocada sobre su base. Así la impresión se realiza capa a capa en vertical y podemos evitar el uso de soportes de apoyo.

El relleno del objeto

depende de cómo configuremos el relleno de nuestro objeto podemos llegar a ahorrar bastante material de impresión. Si tenemos cuidado y creamos un objeto hueco (siempre teniendo en cuenta el grosor) podemos economizar bastante y ganar tiempo. si por el contrario necesitamos un objeto más resistente podemos añadir más relleno y mejorarán sus propiedades mecánicas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − 4 =