Cómo la impresión 3D salvó la vida de una niña de 5 años


corazon 3dAntes de una cirugía, el Dr. Redmond Burke acostumbraba a visualizar la operación mentalmente. En el caso la niña Mia Gonzalez, que requería cirugía para solucionar una  malformación en la aorta, que hacía que esta ejerciera presión sobre la tráquea y le dificultara respirar y tragar, se hizo un modelo 3D de su corazón.

Los cirujanos en el Nicklaus Children’s Hospital en Miami descubrieron que la malformación de Mia era aun más extraña de lo normal y, si no llega a ser por la nueva tecnología de impresión 3D, no hubiera sido operable. Afortunadamente, meses antes de presentarse el caso de Mia, el hospital había adquirido una impresora en 3D que permitía la creación de réplicas exactas que los doctores podían utilizar para planificar cirugías y hacer prácticas. Esta impresora utiliza imágenes resonancias magnética para crear los modelos médicos que luego son entregados a los médicos para su análisis.

Mia Gonzalez sostiene una de las impresiones 3D de su corazón

Mia Gonzalez sostiene una de las impresiones 3D de su corazón

En el caso de la operación que necesitaba Mia, casi el 100% de las veces, los cirujanos realizaban está a través del lado izquierdo del pecho del paciente. En el caso de Mia, el Dr. Redmond Burke, director de cirugía pediátrica cardiovascular en el Nicklaus Children’s Hospital, se dio cuenta de que debería de realizar la operación cortando el pecho de la niña desde la derecha.

En este caso el modelo 3D Impreso le permitió realizar varios ensayos gracias a los que pudo realizar la operación mediante una incisión más pequeña que se curaría más rápidamente. “Cuando abrí el pecho, la parte que tenía que dividir estaba justo en frente de mí. Como sabía que estaba ahí antes de cortar, pude hacer una incisión mucho más pequeña. El corazón impreso en 3D da una visión fantástica en 3 dimensiones de un problema muy complejo y me ayudó a hacer una buena operación. ”

Dr burke - corazon    Dr burke 2 - corazon

Cuatro meses después, la cirugía parece ser historia antigua para Mia. Ella ha olvidado casi hasta la cicatriz y ha podido regresar al colegio y participar en su recital de baile.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =