Planifican construir un robot espacial que fabrique piezas en 3D


ArchinautLa compañía de tecnología espacial Made In Space está preparando actualmente su segunda impresora 3D para gravedad cero, denominada Additive Manufacturing Facility para la Estación Espacial Internacional. De este modo la impresión 3D juega un papel clave en un proyecto de la NASA que podría revolucionar por completo la fabricación en el espacio.

Made In Space se ha asociado con Northrop Grumman y Oceaneering Space Systems para desarrollar una impresora 3D capaz de trabajar en el vacío del espacio y que llevará como equipamiento un brazo robótico. Al proyecto se le ha dado el nombre de Archinaut, y está programado para ser instalado en una cápsula externa de la estación espacial y realizar fabricación aditiva en órbita.

Oceaneering Space SystemsEl proyecto de la NASA, de dos años de duración y 20 millones de dólares de coste, culminará en una demostración en vivo de Archinaut durante el 2018. Este proyecto fue elegido por la NASA como parte de su programa para financiar los prototipos de las tecnologías espaciales, que podrían dar lugar a aplicaciones gubernamentales y comerciales importantes. Se eligió originalmente en noviembre de 2015, junto con otros dos proyectos con enfoque en la fabricación y montaje robótico de naves espaciales y otras estructuras en órbita.

Steve Jurcyk, Administrador para las Misiones de Tecnología Espacial de la NASA, declaró durante una conferencia que la agencia estaba tratando de cambiar la forma en que se fabrican los sistemas espaciales. Mientras que en la actualidad, se construyen cosas en el suelo y se lanzan utilizando cohetes caros y complicados. La NASA está tratando de crear una infraestructura para construir sistemas en el espacio.

Archinaut contruyendo antenas parabólicas

Este sistema podría revolucionar el diseño de naves espaciales y de la tecnología que se encuentra en órbita. Así, los ingenieros ya no estarían obligados a diseñar estructuras o dispositivos que deben ser capaces de resistir la fuerza de la gravedad terrestre o sobrevivir a las enormes vibraciones que se experimentan durante el lanzamiento. Si las pruebas previstas para el 2018 son exitosas y Archinaut es viable, Made In Space y Oceaneering Space Systems tienen la esperanza de continuar con el proyecto añadiendo brazos robóticos adicionales y una impresora 3D de mayor capacidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =